El ojo de la aguja

ISBN: 978-84-1144-394-4

SINOPSIS

El ojo de la aguja recoge ejercicios literarios del autor.

Se agrupan relatos más largos con otros más cortos, o microrrelatos, y en ese entretejimiento casual aparece la ironía, el humor o la crítica. Los hay duros, y también dulces o amargos, como las frutas de un frutero. También aleccionadores o que hacen reflexionar sobre algún hecho. Suelen estar escritos en primera persona, de manera que el protagonista relata su propia historia y tras lo ocurrido se pone a prueba. Con ello desvela su personalidad, a veces de hombre honesto, o de sabiondo ridiculizado, cuando no de leal o desleal, de soberbio, macarra, hipócrita, ponderado, psicótico o cínico desenmascarado. Todos llevamos un poco de cada uno de esos hombres encima. Un hombre es todos los hombres.

En muchos de los relatos el protagonista termina aleccionado y en alguno advierte que estaba equivocado.

Hay historias más sintéticos en las que una pequeña circunstancia hace que, de repente, todo cambie y se produzca un giro que pone todo patas arriba. Otras veces el final queda abierto a la interpretación del lector.

Hay argumentos tomados de la vida cotidiana, pero por un hecho fortuito, ocurrido inesperadamente, quedan liberados de la realidad para terminar formando parte de la literatura.

 

COMPRAR
Add to wishlist
Share
Categories,

    ISBN: 978-84-1144-394-4

    Título: El ojo de la aguja
    Fecha: 2022
    Páginas: 326

    SINOPSIS

    El ojo de la aguja recoge ejercicios literarios del autor.

    Se agrupan relatos más largos con otros más cortos, o microrrelatos, y en ese entretejimiento casual aparece la ironía, el humor o la crítica. Los hay duros, y también dulces o amargos, como las frutas de un frutero. También aleccionadores o que hacen reflexionar sobre algún hecho. Suelen estar escritos en primera persona, de manera que el protagonista relata su propia historia y tras lo ocurrido se pone a prueba. Con ello desvela su personalidad, a veces de hombre honesto, o de sabiondo ridiculizado, cuando no de leal o desleal, de soberbio, macarra, hipócrita, ponderado, psicótico o cínico desenmascarado. Todos llevamos un poco de cada uno de esos hombres encima. Un hombre es todos los hombres.

    En muchos de los relatos el protagonista termina aleccionado y en alguno advierte que estaba equivocado.

    Hay historias más sintéticos en las que una pequeña circunstancia hace que, de repente, todo cambie y se produzca un giro que pone todo patas arriba. Otras veces el final queda abierto a la interpretación del lector.

    Hay argumentos tomados de la vida cotidiana, pero por un hecho fortuito, ocurrido inesperadamente, quedan liberados de la realidad para terminar formando parte de la literatura.

     

     

    1 valoración en El ojo de la aguja

    1. Ignacio

      Un estupendo libro, lleno de ingenio, muy entretenido, da pena terminarlo.

    Añadir una valoración

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.