Autor

María Bernad

Tengo 71 años, cuarenta de ellos he trabajado como administrativa en la Federación Aragonesa de Fútbol y allí aprendí que el auténtico campeón es el que sabe perder.

Desde muy pequeña me gustaba escribir sobre mis sentimientos y he seguido haciéndolo todo el tiempo.

En 1997 empecé a bailar tango y el motivo fue que «El tango me recordó que antes había danzado con la palabra». Tanto me emocionó que escribí El Tango con Darío, un poemario sobre este género musical que es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En 1998 formé parte de los fundadores de la Asociación de Tango El GaraGe. En febrero celebraremos su 26 aniversario.

No tendría el suficiente espacio para hablar de quienes han estado a mi lado desde que nací. Lo resumiré diciendo que gracias a ellos y a Eugenio, mi compañero vital, cabe toda mi vida en este presente, sin quitar ni una coma.

Resumiendo, soy una mujer feliz.