Autor

Edmundo Patricio Silva Soto

El autor, Edmundo Silva Soto, es oriundo de la ciudad de Curicó, enclavada en el norte de la VII Región del Maule en el Chile central. Hijo de dos profesores de enseñanza primaria que, debido a su profesión, permearon la cultura de sus dos hijos en el correcto uso del lenguaje oral y escrito. El ambiente hogareño estuvo cargado de lecturas, relatos y diálogo; pero, sobre todo, de una tradición familiar por parte de ambos padres muy enraizada en el mundo rural tan rico en leyendas, cuentos, tradiciones y creencias que van modelando las ideas, los sueños y los anhelos de sus hijos, aunque desde una perspectiva más citadina. Esta realidad tuvo un peso decisivo en la personalidad del autor, ya que él mismo vivió por largos veranos en el Chimarongo de la época de Las aventuras de Juaco, en donde conoció a todos los personajes del relato que presenta el libro.
La mente de Edmundo, desde la niñez, se acostumbró al lenguaje propio de la ruralidad, y también al estilo chispeante de relato que se observa dentro del libro. El cuento fue madurando como un fértil sustrato lleno del limo de ideas que lo fueron orientado hacia la historia y la geografía, y a la filosofía como su forma de relacionarse con el mundo desde los estudios secundarios. Por eso, no fue extraño que lo recibieran como Profesor de Estado en Historia y Geografía, en la Universidad de la Frontera en la ciudad de Temuco, en la IX Región de la Araucanía. Fue allí donde encontró entrañables amigos de cuitas, peripecias, estudio y con vocación por el relato escrito y verbal, en las personas de Jaime Sepúlveda (que en paz descanse) y Nelson Escobar. Con ellos experimentó la creación literaria y, concretamente, de relatos históricos para público de radio; este fue otro de sus amores que cultivó por algunos años. Esos primeros relatos literarios se encaminaron desde un principio hacia la senda del cuento y la poesía de verso libre; desde entonces, la creatividad no se detuvo. En el ejercicio de su profesión, en su oriundo Curicó, como profesor de Historia y Geografía en el Liceo Juan Terrier Dailly técnico profesional de la enseñanza secundaria, su creatividad se enfocó en escribir libretos de teatro, formar una academia de teatro juvenil con su colega de Lengua Castellana Ana Rubio y formar a dos o tres generaciones de jóvenes interesados en la locución radial.
Finalmente, hacia el año 2008, tomó la trascendental decisión de comenzar a escribir, en el formato cuento, diversos relatos de ficción y fantasía, basados en sus recuerdos de niñez y juventud, dando así origen a seis libros en un muy corto lapso de tiempo. En la actualidad, inicia su primera publicación con esta obra. Así, su vocación de escritor, aunque tardía, ha despegado, ojalá, para el deleite y solaz de quien goce con la lectura de esta y otras obras de su autoría.