Autor

Ana Rosa y María del Pilar Pereira Galiana

ANA ROSA PEREIRA GALIANA

Así, a grandes rasgos, puedo deciros que me considero una persona curiosa en aprendizajes, tremendamente inquieta de espíritu, bastante decidida de temperamento, alegre de corazón y muy enamorada de la palabra  «literatura».
Mujer de costumbres sencillas que valora, sobre todas las cosas, el respeto, la educación y el amor.
Me gusta el silencio que hace madurar los frutos del alma, el olor a tierra recién mojada, los sudokus sencillos, las novelas de misterio y una copita bien fría de albariño.
Cocino muy poco o casi nada, viajo con frecuencia y, al anochecer, me siento perdida mirando el fuego de una chimenea.
Disfruto de mi retiro laboral y agradezco intensamente a la vida el lugar que me ha otorgado.
En este libro nos iréis conociendo poco a poco y ojalá seáis capaces de descubrir en él todo el cariño que hemos puesto. Si lo conseguimos, entonces, realmente, este proyecto habrá merecido la pena.

 

MARIA DEL PILAR PEREIRA GALIANA

Existen personas con las que cruzas muy fácilmente las barreras subterráneas del alma para el mejor encuentro de la verdadera conexión.

Y este es el caso con mi hermana Ana Rosa, con la que he tenido esa facilidad de entendimiento casi desde la cuna.

 

De mí puedo contarte que soy una persona muy vital; bastante alegre, a pesar de los nubarrones que me llueven por el camino sin cesar. Optimista y feliz por antonomasia.

 

En esta ocasión, y con el cruce de nuestro epistolario, he querido difundir partes de mi modo de vida con alguien que guarda una visión compartida, sobre todo, en la alegría y en la vitalidad por la existencia: somos felices por elección propia.

Disfrutar de la vida es una actitud en la que las dos coincidimos, y nuestra voluntad, siempre ha marcado como meta y destino.

 

En este libro epistolar que ahora os presentamos, queremos invitaros a nuestra mesa para compartir juntos las charlas escritas de cada día, con sus mejores momentos, y que en él os relatamos.

 

Los canales del alma sintonizan mucho más y mejor cuanto más compartimos.

María del Pilar Pereira Galiana

 

«Tal vez esta es la forma más alta de amor: un alma que otorga serenidad a la otra».

Susan Vreeland.