Autor

Irene Yolanda López Fernández nació en la ciudad de Madrid el 14 de septiembre de 1968. Cursó la carrera de Derecho y antes de terminar ya estaba haciendo prácticas como pasante en un despacho de abogados de Madrid, especializado en el derecho penal, donde estuvo entre 1993 y 1997.

Posteriormente, tras cursar un máster en creación de empresas en general y de turismo en particular, se especializó en derecho laboral y estuvo dada de alta en el turno de oficio en los ámbitos de derecho laboral y derecho de familia.

En su carrera como abogada freelance (1993-2015) colaboró con diversos despachos de abogados, en derecho laboral, derecho de familia y extranjería, aunque nunca fue ambiciosa en este terreno. Actualmente está colegiada en el Colegio de Abogados de Madrid, como no ejerciente.

Su vida estuvo muy marcada por su vinculación con la sierra madrileña, donde tuvo casa vacacional desde niña y donde lleva viviendo los últimos 22 años de su vida. El contacto con los prados verdes, los ríos y lagos, los bosques, las montañas, el sonido del viento, y su contacto con el mar, durante periodos cortos de vacaciones, dejaron una huella imborrable en su memoria y en su instinto primario. El agua es su medio, practica natación desde la infancia.

Mujer emprendedora y curiosa, además de amante de la naturaleza y los animales, se hizo educadora medioambiental y trabajó durante dos años (2010-12) como agente de desarrollo local en el municipio donde reside actualmente (Fresnedillas de la Oliva) en la sierra oeste de Madrid, gestionando el Museo Lunar y del Centro de Interpretación de la Naturaleza. Trabajos que simultaneó con su profesión de abogada.

Unos años más tarde, en el año 2016, creó una empresa y abrió un negocio de hostelería llamado «Mamá Lucil» en honor a su madre Lucila, así como tienda de productos ecológicos de Madrid,  a la que se dedicó en cuerpo y alma desde el estudio de viabilidad económica, hasta la remodelación del local, su decoración, y su  propia gestión. Tuvo que cerrar a los dos años de su apertura, ya que, en palabras suyas, se equivocó en la ubicación del negocio.

Desde niña le ha gustado expresarse a través del dibujo, la escritura y más tarde a través de la fotografía, así como contar historias. 28 lunas (2020) es su primer libro recopilatorio de poemas y relatos cortos.

5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp