Autora del Grupo Editorial Letrame

Autor

Desde que tengo memoria siempre tuve un trauma con los vampiros, eran algo que no quería ni ver en dibujos infantiles, y cuando por 2010 comenzó a salir la moda de «los sexis vampiros vegetarianos» me sentó como una patada en la entrepierna.

 

Disfruto muchas de estas historias donde se reinventan los mitos o el protagonista demonio es una buena persona, las hay con muy buena trama. Pero aun así ver cómo los entes de pesadilla que me atemorizaron durante casi una década acabaron perdiendo esa esencia terrorífica para convertirse en el amor platónico de millones de personas he de admitir que  me afectó mucho.

 

Hasta el punto de que comencé a escribir para devolverle un poco de esa elegancia y esencia del pasado a esos vampiros de fantasía oscura que solía llegar al corazón humano de forma más literal.

5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp